Escuela Montessori de la Ciudad de México, A.C.

logo montessori

Sierra Fría #355

Lomas de Chapultepec

C.P. 11000 Ciudad de México

logo montessori

Sierra Fría #355

Lomas de Chapultepec

C.P. 11000 Ciudad de México

Valores

En el método Montessori cada niño puede aprender de forma espontánea todas la habilidades que requiere para su vida adulta. Aprenden a escribir, a leer y a contar de una forma diferente a los colegios tradicionales, dejando que cada niño descubra esos conocimientos según se van desarrollando sus habilidades cognitivas y sin presión.

Como cada niño es diferente y tiene un ritmo diferente, el papel de las Guías del método Montessori también varía. La labor constante del adulto es observar y analizar a cada niño mientras el niño va descubriendo los conocimientos por sí mismo y le dirige hacia aquellas actividades que pueden potenciar su desarrollo de forma más natural.

No hay castigos, no hay competitividad, sino respeto hacia el desarrollo individual. Por eso se trata de una educación más personalizada a pesar de que las aulas son compartidos por niños de todas las edades. Y mientras que el aprendizaje de los más pequeños se basa en el trabajo individual, ya en primaria se potencia más el aprendizaje en grupo.

El niño Montessori disfruta ir a la escuela, aprendiendo a su propio ritmo.

Montessori protege la autoestima de los niños enseñándoles desde la infancia que todos tenemos unas habilidades y que son esas las que tenemos que potenciar. Además, los niños Montessori aprenden en un entorno de libertad y de respeto que les ayudará en un futuro a incorporarse a la sociedad con todos los valores y garantías.

Pero uno de los valores más interesantes del método Montessori es la autonomía que proporciona a los niños. Desde el primer momento, el niño descubre el valor del esfuerzo personal y se acostumbra a su propia autodisciplina a la hora del aprendizaje. Sus logros y su trabajo se ve reconocido y recompensado y es cuando comprende que depende de sí mismo para seguir aprendiendo y avanzando. Sin duda, uno de los valores más importantes que le resultará de mucha ayuda en su vida adulta.